Día Mundial de la Hipertensión

San Francisco > Blog > Festivo > Día Mundial de la Hipertensión

17 de Mayo del 2024

La hipertensión arterial es una enfermedad crónica.

La hipertensión arterial es una enfermedad crónica en la que aumenta la presión con la que el corazón bombea sangre a las arterias, para que circule por todo el cuerpo.

Se considera una persona hipertensa a quien frecuentemente tiene la

presión arterial por encima de los valores (140/90 mmHg).

Los ataques cardiacos, fallas al corazón y derrames cerebrales, insuficiencia renal, son causados por la hipertensión y este es uno de los problemas de salud más importantes en Ecuador.


Principales síntomas de la hipertensión

La hipertensión arterial no presentan síntomas evidentes, por esta razón suele enfermedad silenciosa; sin embargo, en algunos casos, puede causar:
 

  • Dolor de cabeza.
  • Mareos.
  • Visión borrosa.
  • Zumbido en los oídos.
  • Falta de aire.
  • Fatiga.
  • Palpitaciones.
  • Dificultad para conciliar el sueño.

¿Cómo prevenir esta enfermedad?

Para prevenir esta enfermedad, es necesario mantener un buen estilo de vida, un adecuado peso corporal, una dieta equilibrada rica en verduras y frutas, tener buen metabolismo, incluyendo la actividad física que beneficia al corazón y al sistema cardiovascular, de esta manera se reduce los niveles de tensión arterial.

Es importante conocer un dato clave que permite evitar este problema, la reducción del consumo de sal y de alimentos que contengan sodio, se sugiere ingerir menos de 5 gramos al día, pero la gran mayoría de ecuatorianos consumen más del doble de lo recomendado.


¿Qué pasa si no se trata la hipertensión?

Además del tratamiento que el médico receta, debemos complementarlo con los hábitos diarios, si los hipertensos descuidan la enfermedad, puede generar problemas graves de saludos como:
 

  1. Enfermedades cardiovasculares: se dañan las arterias y aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas, como ataques al corazón y accidentes cerebrovasculares.
  2. Insuficiencia renal:  se pueden dañar los riñones.
  3. Problemas oculares: se pueden dañar los vasos sanguíneos en los ojos y aumentar el riesgo de problemas de visión, como ceguera.
  4. Demencia: la hipertensión arterial no controlada puede aumentar el riesgo de demencia y enfermedad de Alzheimer.

¿Cómo convivir con esta enfermedad?

Las personas que ya padecen esta enfermedad, es recomendable mantener un buen estilo de vida, mantener controles adecuados con el personal médico y ser estrictos a la hora de tomar los medicamentos según las indicaciones recetadas, tener buena alimentación reduciendo aún más el consumo de sal, de esta manera podemos disminuir los riesgos que puedan presentar esta enfermedad.


Fuentes:
OPS, MSP.